En nuestro primera encuentro recogeré algunos datos sobre ti, tu familia, tu día a día y comenzaremos a hablar de lo que te está ocurriendo y de qué te ha llevado a buscar ayuda.

A partir de este momento nos centraremos en lo que te gustaría conseguir.

La duración total del trabajo no puede definirse, ya que va a depender del camino que tengas que recoger.

No es necesario que tengas nada preparado... mi trabajo consiste en ayudarte a hablar de todo esto.

 

 

Herramientas, técnicas y recursos

Me iré adaptando a tu demanda, a tu situación particular, valorando cuáles son tus prioridades y qué vas necesitando trabajar en cada momento.

A continuación describo algunas herramientas, técnicas y recursos que suelo emplear en mi trabajo, y de las que haré uso según tu situación.

 

La importancia de mi familia

A veces tus problemas van a estar relacionados con dinámicas familiares a las que te has ido acostumbrando y puede que casi ni seas consciente de las mismas. Realizaremos tu árbol genealógico para ayudarte a tomar conciencia de todo esto. Desde ahí también podrás localizar y rescatar todos aquellos recursos que de tu sistema familiar has obtenido a lo largo del tiempo.

Realizaremos tu árbol genealógico para ayudarte a tomar conciencia de aquellas pautas que no te vienen bien y que puedes ir modificando.

 

Mis diferentes "yo"

En otras ocasiones trabajaremos sobre los conflictos a los que se ven sometidas las diferentes partes que te conforman como persona y, que hace que en muchas ocasiones sepas qué tienes que hacer para sentirte bien t sin embargo, no puedas hacerlo.

Trabajaremos con técnicas como la silla vacía, en la que utilizaremos herramientas como cojines, telas, muñecos...

 

 

Mi niña o niño interior

Los problemas que te pueden surgir en la edad adulta pueden estar conectados con experiencias que viviste en el pasado.

La niñez, la adolescencias... son etapas de las que puede que tengas algo por resolver.

Trabajaremos para reparar las heridas que no pudieron ser cerradas en su momento, de modo que la cicatriz sólo te quede como un recuerdo y no como algo que te hará daño en el presente.

 

Las lealtades invisible

No sólo la familia más cercana, padre, madre... puede influir en tu vida, a veces va a ser necesario echar un vistazo aún más atrás, abuelos, bisabuelas, tatarabuelos, tías... ocupar el sitio que le correspondió a otra persona de tu familia es algo que puede estar haciendo que no avances en tus propósitos de vida.

Podremos trabajar a través de constelaciones con muñecos para devolver a cada miembro familiar lo que le pertenece y poder liberarte de lo que no te corresponde.

 

 

La magia de tu cerebro

Podremos utilizar una de las técnicas más novedosas a la hora de tratar con determinados traumas y experiencias negativas de tu vida.

A través de la estimulación bilateral de tu cerebro (movimientos oculares, sonidos...) y siguiendo ocho fases de un protocolo estandarizado conocido como EMDR.

 

El arte como terapia

Utilizaremos herramientas como el dibujo, la plastilina, la fotografía... será un modo de acceder a esa parte de ti de la que puedas tener menos conciencia.

La palabra, en esta ocasión, la dejaremos a un lado, para dejar que otra parte de ti sea la que hable.

 

Tu cuerpo nunca miente

A veces te ayudaré con tu propio cuerpo, con cómo está, cómo se siente, dónde siente las emociones que van surgiendo... Ésto facilitará la toma de conciencia de aquella parte de ti que necesita ser escuchada y que por algún motivo has podido perder de vista.

 

Sentimos lo que pensamos

La identificación de aquellas creencias negativas que tanto cociente como inconscientemente tienes de ti, te ayudarán a entender cómo te sientes en determinadas situaciones.

La transformación de las mismas en pensamientos positivos hará que puedas manejar de modo más satisfactorio esos acontecimientos.